Recuérdame

La muerte es algo que siempre nos intriga e inclusive nos asusta un poco, no entendemos cuando podrá llegar, ni los sentimientos que desatarán en nosotros al tener que dejar de visualizar a un ser querido.

Es un tema complicado de tratar, sin embargo cuando este lamentable hecho toca nuestras puertas, debemos hacerle frente y asumir que la vida es así.

El cáncer es una enfermedad silenciosa, ataca cuando menos lo esperas y con síntomas que jamás pensarías. Cuando una persona se entera que tiene cáncer, inmediatamente es como si contara los días, no hay cura ni tratamiento seguro.

El tenia 17 años cuando el cáncer lo venció, metástasis en el pulmón dijo el oncólogo, 3 años luchando a partir de su primer diagnóstico: Osteosarcoma Osteoblastico de tibia izquierdo. Durante los últimos años de tratamiento de
quimioterapia se mantuvo fuerte y firme, en 2015 en el Instituto Nacional de Pediatría le conservaron la pierna y le colocaron unas placas, en marzo del año 2016 completa su tratamiento y pasa a vigilancia pero en febrero de este año se le detectó la metástasis pulmonar.

Cuando corazonadas interviene en el caso de JC, él ya estaba en cuidados paliativos administrándole medicamentos para controlar el dolor, yo tenía claro que sería difícil de sobrellevar un caso así, sobre todo cuando tengo poco tiempo en corazonadas y conociendo mi circunstancia personal, lo primero que pensé al conocer este caso fue “concederle un último sueño”, darle ánimo y felicidad no solo a él sino también a su familia, lo intentamos en la medida de nuestras posibilidades.

Tuvimos muchas platicas y él siempre estaba al pendiente de mí y de mis pequeñas hijas, el tenía claro su papel de cuidador de la casa, era el hombre de la casa siempre preocupándose por su mama y sus pequeñas hermanas.

Cuando le pregunté si había algo que tuviera pendiente me dijo que no, que el hizo cuanto pudo y que había disfrutado mucho de la vida a través de la música, su gran gusto, – yo, soy un romántico, me dijo: me gusta Rigo Tovar, el grupo Bryndis y sobre todo el grupo La Firma.

Pensé inmediatamente que debía generar que el conociera al grupo La Firma, lamentablemente no tuvimos tiempo. Igual me dijo que quería un videojuego, tuvimos mucha respuesta en redes cuando lo solicité y afortunadamente
él tuvo dos consolas de juegos.

Nuestra relación con él y la familia cada vez se estrechó más, incluso cuando él ya estaba en sus últimos días una llamada basto para que corazonadas estuviera presente a su lado, – estamos toda la familia reunida- me dijo su tía, pero ustedes hacen falta; fue el miércoles pasado a las 2:30 cuando salí a buscarlo, llegue y lo escuche, aun podía sentir su corazón y su pulso pero el ya solo se quejaba, yo como como siempre reitere mi compromiso con él y su familia, lo alenté a irse en paz, le dije que su mama era muy fuerte y que ella cuidaría a sus hermanitas, le dije
también que el siempre seria el Ángel que cuidaría mis pasos, pasados 15 minutos el cambió su respiración y se empezó a ir, sin duda uno de los momentos más emotivos en mi vida, ¿Cómo se pudo generar esa conexión entre JC y yo? La respuesta al tiempo es simple, pero compleja de ver en ese momento porque te invade el dolor y la impotencia. Yo aprendí a quererlo porque lo que hago lo hago con amor y con todo el corazón, siempre de manera desinteresada y sin esperar nada a cambio, hoy puedo decir orgullosa que estas circunstancias tan difíciles me han cambiado y he adquirido una nueva filosofía de vida.

Cuando uno verdaderamente se entrega a una causa se lucha diario, ¿dolor? Claro, siempre habrá, pero valdrá la pena al final la tranquilidad de haber hecho lo que estaba en tus manos para hacer feliz a un Angelito que ya se fue y a una familia quebrada por la perdida.

Mi Ángel me dejaste tanto, siempre te recordare.

Deja un comentario