El tiempo de Marco Mena

Gustavo Herrera

El tiempo como principal actor en todos los ámbitos así como en la vida política ha dejado atrás sexenios, presidencias municipales y cargos públicos en el estado de Tlaxcala y a todos nos alcanza sin distinción de clases sociales o credo.

Ayer ante un centro de convenciones abarrotado, Marco Antonio Mena Rodríguez tomó protesta al cargo de gobernador para un periodo del 2017-2021, los tiempos de Mariano Gonzalez Zarur quedaron atrás quien dice se retirará a una vida privada lejos de los reflectores, por lo menos eso dijo.

El escenario era el idóneo, gobernadores, funcionarios federales, diputados locales y hasta ex funcionarios se dieron cita para el momento de Marco Mena, el tiempo conjugó el agridulce de quienes se van y quienes se quedan en un mismo espacio, sin duda la resaca de dejar el poder es una de las peores que hay.

En el discurso, Marco Mena mencionó algo que es de suma importancia y el factor tiempo volvió a jugar ahora en su campo, pues señaló que desde décadas el poder en Tlaxcala se ha repartido en no más de 10 familias formando cotos de poder y desde luego la riqueza acumulada producto de los cargos públicos.

Por eso, al llamar a una reconciliación para evitar mayores afectaciones a Tlaxcala se deberá trabajar en cuatro años ocho meses con la batuta de ser un gobernador al alcance de la mano, dispuesto a dar su mejor esfuerzo por el bienestar de la ciudadanía la mayor prueba y la mala noticia es que arranca su periodo con un aumento lacerante a las gasolinas y con ello la cascada de aumentos le tocará en puerta.

Sin duda una prueba de fuego que afrontará bajo el esquema de lo dicho en su discurso de atraer mayores inversiones a Tlaxcala y sueldos mejores pagados, pues el dinero aún mas no rendirá para cubrir necesidades básicas pues es la realidad de miles y miles de tlaxcaltecas, con ello la esperanza de un cambio se hace presente ahora en su figura.

Un ejemplo más de la moderna monarquía.

Al tiempo fue señalado por sus propios representados maestros como un error incluir a la parentela en las boletas electorales, el partido Nueva Alianza en la entidad se ha transformado en una nueva isla de poder bajo los aliancistas más priistas del que se tenga memoria.

El ex líder de la sección 31 del SNTE J. Carmen Corona Pérez y su hija Sandra Corona Padilla han llegado al límite de pasar por encima de incluso de sus mismos seguidores para saciar sus ansias de poder compartiendo migajas bajo el estruendo de una nueva generación de políticos tlaxcaltecas.

Esta cómoda familia que sienta sus reales en San Jerónimo Zacualpan con bases de sus integrantes en el magisterio y con una escuela privada activa se embolsaran tan solo de salarios netos poco más de 80 mil peso por mes, de ahí nace la despreocupación pues mientras la bolsa este llena qué más da el repudio de la sociedad, sin duda el mejor jabón no haría el mismo efecto.

-Alcaldes entrantes

Con el inicio de año las nuevas administraciones municipales tendrán la oportunidad de demostrar y cumplir los compromisos en campaña, Apizaco y Tetla de la Solidaridad recibieron de entrada problemas y deudas que deberán de resolver en corto plazo, bajo el precepto de generar un cambio que se sienta en la gente, el reto no es menor y la voluntad se deberá de ver en acciones concretas dejando atrás ocurrencias, pero esto lo dejaremos para otra emisión.

 

La columna Maquina 212 desea que pese a las adversidades  el año 2017 sea un tiempo de éxitos y satisfacciones.

 

 

1 respuesta para esta noticia

Deja un comentario